El Buscón de Quevedo – Jacobo Dicenta

Teatro Infanta Isabel
C /Barquillo, 24- Madrid Tel.: 91 521 02 12

El Buscón de Quevedo – Jacobo Dicenta

El Buscón de Quevedo, un clásico de nuestra literatura genialmente interpretado por Jacobo Dicenta, con laúd renacentista y guitarra barroca de Dulcinea Juárez. Versión y dirección Daniel Pérez.

Sigue leyendo

Fechas y Horarios: Espectáculo finalizado. Año 2014. Consulte nuestra oferta actual de espectáculos visitando nuestra cartelera

El Buscón de Quevedo – Jacobo Dicenta

Más información - Reseñas - Vídeos

Entre los muchos pasajes de la novela El Buscón de Francisco de Quevedo, hemos escogido aquellos que definen al personaje en sus principales aventuras. Además, hemos procurado que exista una línea argumental que recorra toda la novela en un tiempo necesariamente corto, tal como exige la representación dramática. El Rufián que interpreta Jacobo Dicenta, es el pícaro español, adornado de las virtudes y defectos de los que quieren ver cuanto antes solucionada su existencia, para lo que recurren a todo tipo de argucias con el fin de obtener dinero o prestigio.

Entrevistas - Críticas - Reseñas

El Buscón es la personificación de España. Entre el siglo XVII y el XXI hay, a primera vista, mucha diferencia, sin embargo, leyendo a Quevedo, estudiando el comportamiento de la administración del Estado, de la economía, de las clases sociales, de las ambiciones y anhelos de los españoles, se encuentran tantas similitudes que nos parece mentira.
Lo que no quiere decir que nos hayamos atrevido a poner en escena esta versión de EL BUSCÓN, porque pensemos eso tan manido de que “está de actualidad” o “tiene plena vigencia”. La literatura Clásica siempre está vigente por eso mismo: porque es clásica.
Pero sorprende que España siga siendo, en esencia, el mismo país que dibujó don Francisco de Quevedo en muchos de sus escritos y singularmente en esta obra que hoy presentamos.
El buscón don Pablos, que interpreta Jacobo Dicenta, es el pícaro español, adornado de las virtudes y defectos de los que quieren ver cuanto antes solucionada su existencia y se encuentran, entonces como ahora, con los impedimentos derivados de su baja extracción social y de su falta de educación y cultura. En él encontramos ese espíritu nacional tan fragmentado, esa alma drapeada de parches, trozos de época, vestigios gloriosos o miserables. No retales: trozos. La esencia indumentaria de Arlequino pero carente de la elegancia de éste. Un andrajo contrahecho de golpes de fortuna.
Lo dice Quevedo: “…todo le puede faltar a un caballero, menos el cuello almidonado. Primero porque da elegancia a la persona y después de haberlo vuelto de una parte a otra, es de sustento, porque se cena el hombre el almidón chupándolo con destreza…”
Pero no echaremos el telón sin una enseñanza o quizá esperanza, como corresponde a la condición de una representación clásica:“Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y costumbres.”
Daniel Pérez